El Sevilla apea al Barça de la Copa del Rey

Pep Guardiola: “el deporte es esto, no somos invencibles”

El conjunto hispalense superó la eliminatoria de octavos de final que le enfrentó al cuadro catalán después de hacer valer el resultado de la ida.  En el Ramón Sánchez Pizjuán perdieron los locales por la mínima (0-1), pero el gol marcado por Xavi (minuto 64) no fue suficiente para que los blaugrana superaran el valor doble de los tantos en campo contrario en la derrota del Camp Nou nueve días atrás (1-2).

No obstante,  más que la información del titular en sí, que esa ya la conoce to’quisqui con mayor o menor nivel de profundización —y si no más adelante tienes las estadísticas de la web de As—, lo relevante es su significado. Sería algo así como lo que se decía en aquel anuncio, “no es lo que tengo, es lo que…” significa, dejémoslo en es lo que significa, que no es muy sano hacer publicidad gratis en plena cuesta de enero. Y la lectura que guarda esta eliminación copera es la siguiente: El Barcelona vuelve a ser humano. Que con esto no pretendo decir que antes no lo fuera y que su plantilla estuviera confeccionada a base de alienígenas, o mejor aún, de alienígenas azules, ahora que está tan de moda Avatar. En absoluto. Pero no me negarás que establecer el récord de trofeos ganados en un mismo año, con ese 100% de efectividad en 2009, no dotaba a los hombres entrenados por Guardiola de ciertos rasgos hercúleos.  Y si nos referimos a deidades, no procede emplear adjetivos tan suaves como “vulnerable”. No hay envidia que valga, no me seas merengón.

El Barcelona vuelve a ser humano

De manera que la serie triunfal de los hexacampeones ha llegado a su fin. No habrá final en Mestalla, y si no hay final, no habrá Copa, y si no hay Copa, tampoco revalidación del título. Es una regla de tres, y hablando de números, ahora toca poner el contador a cero.

Sin embargo, la primera eliminatoria perdida después de  superar diez seguidas, por cierto, primera desde que Pep ocupa el banquillo, no ha dejado un sabor amargo en la Ciudad Condal. Tanto entrenador como jugadores  han encajado la derrota y se han mostrado orgullosos por la actidud ofrecida sobre la hierba de Nervión. Y no sólo ellos, sino también su presidente, quien declaró tras el partido lo siguiente: “Es el día que más orgulloso estoy de mi equipo“. En fin, quizás exageró Joan Laporta, pues si ese fue el que más, ¿qué sintió cuando ganaron el triplete?, ¿y el sexteto? ¿No estaría decepcionado y bailó duchado en cava únicamente para guardar las apariencias? Bromas aparte, los cronistas se encargaron de confirmar todas esas palabras. Eliminados, de acuerdo, pero ganando y haciendo una gran segunda parte.

Afirmó Guardiola, tan acertado como de costumbre, que el deporte es eso, no eran invencibles. Podría parecer un mecanismo de consuelo, por qué no, pero también podría hacerse una lectura más filosófica, más trascendental. Lo que da el valor que merece la victoria es la derrota, porque sin ésta última no existiría, como cuando dijo alguien una vez que sin el silencio no habría sonido. Una eternidad de victorias carecería de sentido, o lo que es igual, un año, dos, tres ó seis, repleto de triunfos no sería tal si no llegara en algún momento una derrota. ¿No me digas que no ha quedado bien? En fin, si no te convence, dale un par de vueltas, porque afortunadamente para el Barça, y para el fútbol, no existe club imbatible.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Fútbol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s