Alba Torrens, una Reina sin corona

El pasado 10 de enero tuvo lugar la final de la Copa de la Reina en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza. El Ciudad Ros Casares revalidó título por cuarto año consecutivo tras imponerse por dos puntos al Perfumerías Avenida (64-62). Quien no esté familiarizado con estos nombres debería saber que se trata de baloncesto femenino español, o mejor dicho, del mejor baloncesto femenino español. En concreto los contendientes fueron el primer y el tercer clasificado en la Liga  Femenina respectivamente, ambos con 13 victorias y una derrota. Y si las valencianas alcanzaron la final con autoridad después de derrotar a las anfitrionas del Mann Filter (75-52), las salmantinas fueron más allá machacando sin contemplaciones al Rivas Ecópolis (53-90), algo doblemente sorprendente porque el conjunto madrileño ocupaba entonces el segundo puesto en la mayor de las competiciones.

De manera que ante semejantes antecedentes, en teoría la igualdad estaba garantizada, y así fue. A falta de un par de segundos para el fin del encuentro, Perfumerías Avenida la tuvo. Última posesión, dos puntos menos en el marcador, pero ni Willingham ni Lyttle lograron forzar la prórroga.  Conocida la identidad de las ganadoras, llegó el momento de conocer la de la MVP del torneo.

Es tradición que este galardón recaiga sobre  la plantilla vencedora, y en esta ocasión tampoco cambió el discurso. Laia Palau fue la elegida. En la final —que después de todo es el partido que se tiene en cuenta—, anotó 12 puntos, con unos porcentajes que sin ser malos, ponen de manifiesto que ni mucho menos fueron los mejores —su compañera Milton estuvo por delante tanto en anotación como en valoración—. Entendemos que la base barcelonesa se lo ganó jugándose las canastas decisivas en los últimos instantes, además de una desde el medio de la cancha al filo del descanso, y eso está muy bien. Pero no hay que olvidar que del mismo modo que materializó esas acciones individuales, falló otras a priori más sencillas, los tiros libres,  lo cual mantuvo con esperanza a sus rivales hasta el final.  Es lo que tiene ganar, que nos quedamos con lo bueno.

Mientras tanto, hubo dos mujeres que de haber protagonizado entonces actuaciones normalitas habrían dejado compuesta y sin MVP a Laia. Amaya Valdemoro (Ciudad Ros Casares) y Alba Torrens (Perfumerías Avenida) se salieron en semifinales,  pero prácticamente pasaron de puntillas por la gran final. Si Torrens anotó poco (5 puntos), Valdemoro no anotó nada. A esta última nadie va a descubrirla ahora, 34 años en 2010, una de las mejores deportistas de España de todos los tiempos, ¿pero qué ocurre con Alba Torrens? Con tan sólo 20 años, esta alero mallorquina de 1’92 m ha ganado tres campeonatos y un subcampeonato de Europa en las categorías inferiores de la selección, y con la absoluta se colgó el bronce en el Europeo de Letonia de 2009. Llamó la atención de los grandes y fichó por el Perfumerías procedente del Celta Indepo —conjunto con el que debutó en la Liga en 2006—. En Salamanca está mostrando un desparpajo impropio de su edad, liderando al equipo en su primera temporada, y de continuar así la final de la Copa de la Reina no tardará en ser una anécdota en su carrera. Cuando esté preparada la nueva Reina del baloncesto español logrará su corona.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Baloncesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s